SALUD AUDITIVA

Qué es la
pérdida auditiva presbiacusia

La pérdida de audición, o los impedimentos auditivos, ocurren cuando hay un problema con una o más partes del oído o los oídos (cuando hay un "impedimento" significa que algo no funciona correctamente o como debería).
Una persona que pierde la audición tal vez pueda oír algunos sonidos o nada en absoluto. Las personas también pueden usar los términos sordo, sordera o dificultad para oír cuando hablan sobre la pérdida de audición.
Aproximadamente tres de cada 1000 bebés nacen con pérdida de audición, lo que convierte a este trastorno en la anomalía congénita más frecuente. Un problema auditivo también puede desarrollarse en una etapa posterior de la vida.

Patologías auditivas

En el tratamiento médico de la presbiacusia se propone la utilización de preparados vitamínicos con complejo B y vitamina A y E. Independientemente de si se ha indicado o no un tratamiento farmacológico, el paciente debe recibir una serie de consejos sobre:

UTILIZACIÓN DE UN AUDÍFONO

Los pacientes con presbiacusia en los que la pérdida de audición es superior a los 30 dB HL en todas las frecuencias se pueden beneficiar claramente con el uso de un audífono, siempre que en el aparato se efectué una compresión del volumen que aproveche la banda útil de audición existente, es decir, el volumen de salida del audífono debe situarse por encima del umbral de audición del paciente y por debajo de la intensidad en que le aparece reclutamiento. Cuanto menores sean la regresión fonética y el reclutamiento, mayor será el beneficio obtenido con la prótesis.

APRENDIZAJE DE LABIOLECTURA

Debe aconsejarse a los pacientes con presbiacusia que procuren mantener sus conversaciones en ambientes con buena luz y que se sitúen a su contertulio. Esto le va a permitir ver los gestos de su cara y los movimientos de sus labios, lo que constituye una excelente ayuda para la comprensión de las palabras del interlocutor.

Presbiacusia a la sordera natural que se va desarrollando progresivamente con el envejecimiento.

La presbiacusia no debe considerarse una enfermedad senil, sino la expresión de la situación normal o fisiológica del aparato auditivo en la edad avanzada.

Con el paso de los años todos los órganos y sistemas van cambiando su morfología, y la eficacia de su función, ya que se pierde agudeza visual, la capacidad muscular presenta involución, etcétera. Del mismo modo, el aparato auditivo en la persona mayor sufre unos cambios degenerativos que se manifiestan mediante una hipoacusia neurosensorial progresiva. Estudios sobre el hombre de la Edad de Piedra demuestran que entonces el envejecimiento no existía. Sin embargo, la expectativa de vida se ha ido alargando desde principios del siglo XX hasta nuestros días, y el ciclo vital del ser humano ha duplicado su duración. Esta satisfactoria realidad supone la aparición de distintos problemas sociales, económicos, familiares y, sobre todo, crea una situación sanitaria nueva que sobrepasa los límites de la geriatría e implica a todas las especialidades de la medicina en la que se constata una patología específica de la edad avanzada, cada vez más frecuente e importante.

La presbiacusia comienza alrededor de los 60 años, aunque desde mucho antes empieza a producirse una mínima, pero progresiva, disminución de la audición que pasa desapercibida; así la audición tiene mejor umbral a los 30 que a los 40 años y aquí mejor que a los 50.

Recuerde

En AudioGroup, el segundo audífono es siempre gratis